Print this page

¿Qué es?

Programa que pretende mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad o dependencia, así como de sus cuidadores. La intervención siempre requiere una derivación previa del CEAS, el Equipo Mixto de Salud Mental o la Gerencia Territorial de Servicios Sociales, tras un diagnóstico inicial.

¿A quién va dirigido?

Personas con más de tres años de edad, en situación de dependencia o discapacidad:

  • Que viven en un hogar familiar.
  • Que presentan dificultades o carencias importantes en la atención de sus necesidades o en su integración social por causas psicosociales:
    • Aislamiento.    
    • Riesgo de desprotección.
    • Conflictividad familiar o con el entorno.
    • Situaciones de desamparo.
    • Situaciones de crisis.
    • Nula o baja adherencia al tratamiento.
    • Rechazo a la ayuda social.
    • Reunificación familiar después de un periodo de atención residencial.
    • Desorganización en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.
    • Riesgo de exclusión social por necesidad de apoyo emocional e inestabilidad psicopatológica.
    • Presencia de cuidadores con baja competencia, por carencias de tipo personal o con sobrecarga.
  • Personas en situación de dependencia o discapacidad para las que otros recursos han resultado o se consideran insuficientes, inadecuados o no están disponibles o que necesitan apoyo en las transiciones cuando concluye la intervención de otros dispositivos.

¿Qué objetivos tiene?

  • Mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y/o dependencia, potenciando la máxima autonomía personal previniendo el deterioro.
  • Promover la permanencia en el domicilio a través de una atención integral en el entorno habitual o en su defecto, retrasar el mayor tiempo posible la institucionalización.
  • Apoyar la continuidad de cuidados y la rehabilitación funcional.
  • Promover el proceso de integración comunitaria mediante el apoyo y acompañamiento cercano y flexible que permita su acceso a los recursos generales y específicos de carácter social, sanitario, formativo, ocupacional, de empleo protegido y de ocio.
  • Asegurar el acceso a recursos básicos y especializados para la discapacidad y dependencia.
  • Proporcionar el apoyo necesario al cuidador, para garantizar una atención adecuada a la persona discapacitada o dependiente y a sí mismo.
  • Desarrollar intervenciones en los entornos de convivencia de la persona (familiar y comunitario) que contribuyan a establecer relaciones interpersonales satisfactorias y formas de participación significativas, previniendo o disminuyendo situaciones de conflictividad o de riesgo.
  • Impulsar la creación de grupos y redes sociales de apoyo de personas con discapacidad / dependencia y/o familiares. 

¿Con qué profesionales cuenta?

  • Psicólogo y trabajador social.